Innisfree es una pequeña isla de Loch Gill (Irlanda), una porción flotante de tierra y vegetación sobre las frías y plateadas aguas. En ella se inspiró Yeats para componer su celebérrimo poema.
Innisfree es también el pueblo imaginado por John Ford en la formidable película El hombre tranquilo. Allí, Sean Thornton encontraba un idílico espacio para la redención y la reinvención, una comunidad nunca regida por leyes ni instituciones.
Innisfree es una melodía de afirmación individual, de libertad y de heterodoxia.