En este sugestivo ensayo, el economista Bryan Caplan pone en duda los supuestos básicos del sistema político. Caplan plantea que el mayor obstáculo para conseguir una política económica saludable no reside en los grupos de presión ni en los desenfrenados manejos de los lobbies, sino más bien en los errores populares y en las creencias irracionales que profesa el votante común. Mediante un análisis del comportamiento electoral y de las opiniones acerca de toda una serie de asuntos económicos de los estadounidenses, Caplan despliega una defensa convincente de su tesis que afirma que el electorado sufre cuatro prejuicios persistentes, como son la desconfianza hacia lo extranjero y una opinión pesimista que mantiene que la economía va de mal en peor. Caplan expone diversas medidas audaces orientadas a que los gobiernos democráticos funcionen mejor, como reducir el alcance de la democracia y extender el del mercado.

El mito del votante racional — Bryan Caplan

€19.90Precio
Edición