Desde que comenzó la amplia difusión de las ideas colectivistas, comunistas, cooperativistas y anarquistas (comunistas e individualistas), se han encontrado partidarios de estas doctrinas o concepciones para poner en práctica sus teorías. Diferentes móviles les impulsaban: Tan pronto se trataba de demostrar la practicabilidad de las tesis que sus adversarios pretendían irrealizables, como se proponía anticipar el advenimiento de la «Sociedad futura» o del «Reino de los Cielos», cuya venida tarda tan largo tiempo a juicio de la impaciencia sincera. Ciertos cristianos, socialistas o anarquistas, intentaban simplemente vivir al margen o apartados de una sociedad, en la que no podían soportar más la estructura antifraternal, la opresión capitalista o las bases autoritarias, según el caso...


Émile Armand

 

«Comparando la vida de un colono dichoso y próspero (es decir, de un colono que haya conseguido sus propósitos) con la de un mecánico o la de un campesino ordinario de los Estados Unidos —un país renombrado por su prosperidad y más especialmente por la existencia que disfrutan las familias obreras—, confieso —concluye Nordhoff— que la vida de un colono está hasta tal punto libre de preocupaciones y de riesgos, que es tan fácil, tan preferible desde tantos puntos de vista y en todos los aspectos materiales de la vida, que deseo ver desarrollarse estas Asociaciones más y más en nuestras regiones».


Charls Nordhoff

Formas de vida en común sin Estado ni autoridad — Émile Armand

€18.90Precio
Edición