Tras una introducción donde caracteriza los rasgos básicos del pensamiento fascista, al que iguala el bolchevismo como producto de la I Guerra Mundial, reivindica las raíces liberales de América. Rocker establece una continuidad entre el liberalismo de Paine, Jefferson, Lincoln, caracterizado por su voluntad de limitar el poder estatal y defender la libertad individual y el pensamiento radical libertario de Thoreau, Emerson, Green o Spooner. Además destaca la ironía que supuso en EE UU la infecundidad entre el pensamiento libertario autóctono y el de influencias colectivistas kropotkinianas, traído por figuras del relieve de Emma Goldman desde tierras europeas. Es en última instancia en el Preámbulo de la Declaración de Independencia el fundamento que sostiene a estos heterodoxos, yankees, o oriundos de Nueva Inglaterra, no solo por el azar natal sino por convicción en unos principios y un